El Suelo Pélvico como base de nuestra salud global

POR EN MÉTODO PILATES - BENEFICIOS, ¿APRENDEMOS ANATOMÍA? 2 COMENTARIOS

El Suelo Pélvico es la base de nuestro tronco. De ahí que su función sea esencial para nuestro equilibrio global

El Suelo Pélvico es la base de nuestro tronco. De ahí que su función sea esencial para nuestro equilibrio global

Aunque muchos de vosotros acudisteis a los diferentes talleres que organicé el año pasado sobre el suelo pélvico, este mes, vamos a realizar un rápido repaso a sus principales elementos, a modo de recordatorio para los clientes más antiguos y a modo de introducción para aquellos que os estáis sumando a la Escuela en estas semanas.

La importancia que tiene el Suelo Pélvico sólo se entiende si observamos nuestro cuerpo como un todo. 

 

La pelvis es la estructura que conecta el tren superior con el inferior

La pelvis es la estructura que conecta el tren superior con el inferior

Como todos sabéis, la pelvis es el centro de la estabilización y del movimiento de nuestro cuerpo cumpliendo una serie de cometidos esenciales entre los que caben destacar:

1)- Su papel como nexo de unión de tren inferior y superior, entre la caja torácica y las extremidades inferiores.

2)- Es un núcleo de reparto de fuerzas y presiones, ya que transmite  las fuerzas descendentes del peso del tronco hacia los fémures y las fuerzas ascendentes de las contrapresiones del suelo – vía piernas – hacia el tronco (De ahí que en el Método Pilates se entrene tanto su estabilización/movilización)

3)- Contiene, además, una gran multitud de vísceras de importancia esencial.

El suelo pélvico es una estructura muscular y aponeurótica a modo de tela de araña que soporta el peso de gran cantidad de vísceras abdominales y pelvianas.

El suelo pélvico es una estructura muscular y aponeurótica a modo de paracaídas que soporta el peso de gran cantidad de vísceras abdominales y pelvianas.

Y al fondo de la misma, se encuentra una complejísima estructura muscular y aponeurótica a modo de paracaídas  (¡en los vivos! y representado como un cuenco en las láminas anatómicas y resto de dibujos extraídos de las disecciones en las que el suelo pélvico está relajado y por lo tanto adopta la forma contraria) que se denomina Suelo Pélvico. 

Aquí lo tenemos en una vista superior en corte transversal en la que – para poder observar los músculos – se han eliminado las vísceras y resto de estructuras.

Suelo Pélvico visto desde arriba en corte transversal (se han eliminado las vísceras)

Suelo Pélvico visto desde arriba en corte transversal (se han eliminado las vísceras)

Y aquí tenemos una vista inferior en la que se han eliminado tan sólo la piel y el vello. 

Vista inferior del Suelo Pélvico.

Vista inferior del Suelo Pélvico.

Como podemos observar, el Suelo Pélvico está integrado por muchos músculos de diferente forma, tamaño (que no nombraré) y que – además – están distribuidos en diferentes planos, superficial y profundo, constituyendo – como comenté antes – una estructura muy compleja dada la importancia de su papel.

Pero, ¿CUÁL ES LA FUNCIÓN DEL SUELO PÉLVICO? 

De todas las imágenes que os he puesto previamente, podemos deducirlas:

1)- Función de sostén de las vísceras que contiene la cavidad pelviana pero por proximidad, también las del cajón abdominal.

2)- Controla el correcto funcionamiento de los esfínteres (uretral y anal)

3)- Su buen tono, ayuda a tener relaciones sexuales satisfactorias.

4)- Interviene en la progresión del feto durante el parto.

5)- Por donde se encuentra situado, y como apunté antes, por el papel que tiene la pelvis en nuestra organización global, ayuda muchísimo a enderezar la postura corporal. ¿Cómo? porque participa en la estabilización de la pelvis y la columna baja. 

Y, ¿QUÉ FACTORES LO DEBILITAN?

1)- El principal, como es lógico, es la edad y los cambios hormonales y morfológicos que conlleva. De ahí la importancia de prevenir su envejecimiento con ejercicios para tonificarlo.

2)- Los embarazos. Como es fácilmente comprensible, durante la gestación, el cuerpo de la mujer experimenta múltiples cambios pero la región perineal, la que más. Así, músculos, ligamentos y tendones de dicha zona, son objeto de grandes transformaciones para dar cabida al feto. Por ello, un aumento excesivo de peso durante la gestación, un parto en mala posición o una episiotomía mal practicada, pueden agravar la distensión lógica a la que esta zona se ve sometida en esta etapa.

3)- El estreñimiento crónico por los esfuerzos de empuje realizados durante la defecación. 

4)- El sobrepeso y la obesidad. Como es fácilmente deducible, cuanto más pesemos, más presión recibirá la zona.

5)- La práctica de alguna intervención quirúrgica en la región pelviana.

6)- Presión intra-abdominal elevada. Existen multitud de disciplinas físicas en las que el Suelo Pélvico se ve sometido a un exceso de presión e incluso retropresión. Los deportes de alto impacto realizados con regularidad, como el tenis, pádel o footing, que impliquen muchos saltos, entre otros. El levantamiento de pesas o los ejercicios abdominales agresivos y presivos, así como tener una pared abdominal excesivamente tónica.

Y la ¡Vida Diaria!… Pues ¡Sí!, acciones como bajar escaleras, cantar, tocar un instrumento de viento, gritar, hablar, toser o reír también aumentan la presión en dicha zona.

Entonces,

¿QUÉ PASA SI EL SUELO PÉLVICO SE DEBILITA?

Un suelo pélvico débil, hará que vísceras esenciales para nuestra salud comiencen a fallar

Un suelo pélvico débil, hará que vísceras esenciales para nuestra salud comiencen a fallar.  A la izquierda, observamos cómo sostiene a las vísceras; está sano. A la derecha, se ha debilitado tanto que las vísceras se vencen sobre él, y comienzan a rozarse y solaparse.

Pues que, pueden aparecer problemas de diverso tipo:

1)- El más conocido, sin duda, es la Incontinencia Urinaria que desafortunadamente afecta a 1 de cada 4 mujeres y a 1 de cada 9 hombres; pero también hemos de tener en cuenta la Incontinencia Fecal.

2)- Los prolapasos. Es decir, el desprendimiento del útero, de la vejiga o del recto.

3)- La falta de sensibilidad sexual.

4)- Por el papel ya mencionado de la pelvis como correctora de la postura, un Suelo Pélvico débil, hará que forcemos otras zonas de nuestro cuerpo pudiendo aparecer problemas lumbares, de hombros, de piernas, etc. 

5)- Otros.

Y, ¿QUÉ PASA CON LOS HOMBRES? ¿TIENEN SUELO PÉLVICO? ¿PUEDEN TENER PROBLEMAS DERIVADOS DE SU DEBILIDAD? 

Obviamente, ¡SÍ!

Aunque en España se habla fundamentalmente del Suelo Pélvico femenino – y desde hace poco tiempo – a causa de la Maternidad, los hombres, tienen un Suelo Pélvico muy parecido en esencia al nuestro, con problemas también similares aunque obviamente, existen algunas diferencias.

Diferencias y Similitudes entre Suelo Pélvico femenino y masculino

Diferencias y Similitudes entre Suelo Pélvico Masculino y Femenino

Como se puede apreciar a simple vista, la estructura principal de ambos entramados musculares es muy similar, sin embargo, la diferencia más importante es la presencia del pene y la próstata y la ausencia de cavidad vaginal, lo que hace que ellos estén más protegidos ante los prolapsos.

¿QUÉ DEBILITA EL SUELO PÉLVICO MASCULINO? 

Las mismas causas que el femenino con la excepción del embarazo y parto. Pero además, ellos tienen factores de debilitamiento específicos:

1)- Las patologías derivadas de la próstata.

2)- Las intervenciones quirúrgicas clásicamente masculinas como las Hernias Inguinales.

3)- Su gusto generalizado por la práctica de deportes de alto impacto, las pesas y el excesivo entrenamiento abdominal presivo. 

Suelo Pélvico masculino y femenino y su relación con las vísceras

Suelo Pélvico femenino y masculino y su relación con las vísceras

¿QUÉ PASA SI EL SUELO PÉLVICO MASCULINO SE DEBILITA? 

Pues que también pueden aparecer problemas de Incontinencia Urinaria o de Defecación pero, además, de ERECCIÓN, pues hay 2 músculos específicos: el isquiocavernoso y el bulboesponjoso que se sitúan muy próximos a los órganos genitales externos cuya función es la de fijación de los mismos pero además, participan activamente en procesos como la micción, la defecación y la erección y si se debilitan, afectarán irremediablemente a todos estos procesos. 

Por todo lo expuesto, queda clara la NECESIDAD DE CONOCER, SENTIR y TONIFICAR esta “maraña” muscular, TANTO EN MUJERES COMO EN HOMBRES.

Vivimos en un Mundo lleno de presiones, retropresiones e híperpresiones que afectan directamente al SUELO PÉLVICO FEMENINO Y MASCULINO, por eso le concedo tanta importancia a su activación en nuestras sesiones del Método Pilates, que – como la vida misma – también es presivo (no nos engañemos…) para el suelo pélvico.

Y como nuestro organismo es un todo ínter comunicado, os animo a volver a echar una ojeada al primer dibujo de esta entrada. ¿Lo habéis mirado? ¿Veis que están dibujados el diafragma torácico y el suelo pélvico (también conocido como diafragma pelviano)? ¡Pues sí! existe una estrecha relación entre ambos pero ese tema, ¡lo dejamos para otra entrada!

¿OS PARECE?

 

2 Comentarios

¿Compartes tu opinión con nosotros?